miércoles, 9 de junio de 2010

CREDO DE LA ALIANZA CRISTIANA



El credo es el conjunto de creencias que comparten hombres de fe en una comunidad, si esa comunidad la componen discípulos de Jesucristo, entonces es un credo cristiano y su declaración de fe sustenta los principios de ese maestro en una convicción común. En la Iglesia Cristiana contamos con el credo de los Apóstoles, portador de los principales elementos que sustentan la fe, devenido directamente del evangelio y de su propio espíritu Apostólico. También tenemos el Niceno que fue adoptado por el concilio de Nicea en el 375 d.C., el Niceno-Constantinopolitano que es una ampliación del anterior, el de Atanasio surgido entre los siglos V y VI de nuestra era y otros más que se pudieran mencionar pero que no es el objetivo. Hoy es necesario promulgar un credo de contenido social que analice la situación actual a la luz de las sagradas escrituras para definir nuestra posición ante los males que padece la sociedad, porque las personas y sociedades que dejan de tener una relación con Jehová y se apartan de su voluntad padecen de los males descritos, en muchos casos sin ser realmente concientes de lo que acontece. Con éste credo pretendemos hacer una declaración de principios básicos y sencillos ajustándonos lo más posible a la voluntad de Jehová, presentándole este documento en humildad y temor, convencidos de que su sabiduría tendrá a bien cualquier rectificación sobre la base de sus estatutos y utilizando a sus hombres de fe para hacernos saber cualquier error o adición necearía.QUIENES SOMOS Pretendemos abrir una puerta a todos los que desean seguir a Jesucristo en amor, fe y entrega total con ésta declaración de creencia, buscando la unidad en torno al Señor, pidiendo la manifestación de su Santo Espíritu y esperando que se realice la voluntad del Padre. Nos declaramos sin denominación, universales y abiertos al entendimiento general. Somos una Alianza en torno a Cristo, el Mesías, puesto por el Creador entre nosotros para decirnos como llegar a El, para enseñarnos el camino a la Luz y poder cruzarla en el momento del juicio final, que es en la muerte de nuestro cuerpo. Somos, además, la Alianza de todo aquel que en El pone su fe sin apartarse concientemente, con independencia de su denominación y con la esperanza de trabajar en lo que es común, pilar, basamento y cobertura del espíritu en nuestra organización; Cristo Jesús. Aceptamos a todos los que en El creen, vengan de donde vengan y sean de donde sean, solo pedimos: tomar a Cristo tal como es, sin torcer su palabra, sin cambiar su esencia, sin despreciar o excluir, sin fanatismo religioso, considerándolo como maestro y aprendiendo de El día tras día. Para llegar a convertirnos en sus seguidores fieles. Nuestra herencia es la de todos los alumnos del Maestro.¡Rabí, Rabí! le decían; que quiere decir ¡Maestro, Maestro!NUESTRA CREENCIA (CREDO)Creemos en JHVH Los miembros de la Alianza Cristiana creemos que existe un Padre único, verdadero creador de los cielos y la tierra de infinito poder, sabiduría y bondad, padre de todos los pueblos y razas. Que manifiesta su voluntad en la palabra inspirada revelada a los profetas a través de la historia.( Génesis 1:1; Josué 24:14-15; Hebreos 1:1-4) Creemos en Jesucristo Los miembros de la Alianza Cristiana creemos que Jesucristo es hijo de JHVH, portador de la enseñanza para acceder a El, que ésta fue su encomienda como Mesías, enseñarnos el camino al Padre, y así queda como único mediador entre los hombres y el Padre, por tanto salvador de todos los que se unen a El por fe para conformar su pueblo , al ser restaurado en sus relaciones con Jehová a través de su sangre derramada en la cruz del calvario.( Juan 14:6; 1 Timoteo 2:5; Hechos 10: 40-43)Creemos en el Espíritu Santo Los miembros de la Alianza Cristiana creemos en el Espíritu Santo como presencia viviente, que obra en la vida de este mundo para hacer cumplir la voluntad de JHVH. Que el Espíritu Santo crea y renueva la Iglesia, lugar donde los seres humanos se reconcilian con JHVH y los unos con los otros. (Lucas 12:12; Gálatas 5:16-26; 6:1-10) Creemos en la Trinidad Los miembros de la Alianza Cristiana creemos en la triple esencia de Jehová: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Porque así se manifiesta, como padre que nos envió y entregó a su único hijo para enseñarnos el camino a Él a través de sus enseñanzas y la oración que santifica nuestro espíritu para poder acercarnos al Santo Espíritu de JHVH Creemos en la Iglesia Los miembros de la Alianza Cristiana creemos en la Iglesia como templo de JHVH y de su Santo Espíritu, creada por El para adorarle, administrar su palabra y ordenanzas, mantener comunión y disciplina cristianas y para la edificación de los creyentes como testimonio vivo hasta e fin de los siglos. (Mateo 16:18; 1 Corintios 12:28-31; 14:23-40)Creemos en la Salvación del Pecador Los miembros de la Alianza Cristiana creemos que todos somos pecadores dada la esencia de nuestro cuerpo. Que el pecado está sujeto al juicio divino y que solo arrepentidos y apartados de corazón podremos ser salvos a través de ese juicio y de la gracia de JHVH en Cristo para lograr su libertad del pecado y de toda influencia que pueda dañarlo o destruirlo. (1 Juan 1:8; Romanos 5:20-21; 6:1-14)Creemos en la Biblia Los miembros de la Alianza Cristiana creemos en la Biblia como revelación de JHVH a través de sus hombres inspirados, por la cual recibimos su palabra. Creemos que Jehová continuará reformando el Universo Espiritual de éste, su mundo cambiante, por medio de la palabra inspirada en toda cultura humana. Creemos que la Biblia primero se ejecuta y luego se entiende pero nunca se interpreta, son las doctrinas las que hacen división entre los cristianos. (Josué 1:8; Romanos 15:4; 1Pedro 1:23)Creemos en el Reino de JHVH Los miembros de la Alianza Cristiana creemos en el reino de JHVH, reino de los cielos, como el orden de cosas en el cual se reconoce la soberanía de El. De modo que, donde se realice la voluntad de JHVH y sea reconocida su soberanía, allí está el reino de los cielos. (Juan 18:16-37; Lucas 17:20-25; 2 Pedro 1:10-11)Creemos en el Juicio Divino Los miembros de la Alianza Cristiana creemos que JHVH es Juez de toda la tierra y compareceremos ante El para rendir cuenta del uso que hemos dado a nuestros dones (tiempo, talento y bienes materiales) de manera tal que el juicio de nuestra vida será en después de la muerte física del cuerpo, respondiendo en ese instante por nuestros actos conscientes. (Romanos 3:19; 14:22; 1 Juan 4:17)Creemos en la Vida Eterna Los miembros de la Alianza Cristiana creemos en la vida eterna y según sea el resultado del juicio morará nuestro espíritu en su presencia o en el infierno. Pero por la gracia de JHVH lo comenzamos a disfrutar desde aquí y gozamos de su plenitud después de la muerte física del cuerpo para llegar a la casa del Padre donde Cristo nos preparó lugar. (Romanos 2:6-9; 6:22-23; 1 Pedro 1:3-4)Testimonio del Espíritu Los miembros de la Alianza Cristiana creemos que el Espíritu Santo da testimonio a nuestro espíritu de que somos sus hijos y que Jesucristo fue inmolado como cordero inmaculado para perdón de todos nuestros pecados, para la eliminación de los sacrificios de sangre y para la renovación de la fe mundial. (Romanos 8:16; 1 Corintios 2:12)Unidad de los Creyentes Los miembros de la Alianza Cristiana creemos en la Iglesia Universal Única, en torno a Jesucristo, con los propósitos de Jehová para construir la Iglesia de su retorno, bajo ésta idea trabajaremos y apoyaremos las visiones de Unión en torno al maestro Cristo Jesús. (Juan 10:16 y 17)Poder Salvador de JHVH Los miembros de la Alianza Cristiana creemos que la salvación de Jehová para nosotros es personal y colectiva, partiendo de los principios de salvación descritos por el Señor y Salvador en la Biblia. El ser humano será salvo con independencia del medio social, y la nación será salva con independencia de otras naciones, la responsabilidad social de nuestra creencia se basa en la evangelización persona a persona para que todo el grupo social sea salvo y bendecido el fruto de sus manos. La aceptación de Cristo como salvador marca la diferencia, luego el nacimiento como nueva criatura después del bautismo en agua y espíritu es la línea que divide al hombre nuevo, crecimiento es aprendizaje y participación en la construcción del reino de JHVH en la tierra y posteriormente el encuentro con JHVH será en el juicio final. Solo Cristo salva.POSTURA SOCIAL DE LA ALIANZA CRISTIANA No apoyamos ningún orden social injusto, apoyamos la causa de la justicia, la libertad plena y todo lo que acerque el hombre a JHVH. Nuestra vida de fe no estará separada de la social porque tenemos conciencia de las implicaciones de la vida de fe y que no se pueden separar de la vida de la comunidad. Cada uno de nuestros miembros ha sufrido su propia historia y tiene su propio legado pero somos un todo en torno a Cristo, para ayudar al mejoramiento de la vida, el alma y el espíritu de las naciones y de cada uno de sus individuos sin hacer simbiosis de ambas tareas, lo social no excluye lo individual. Amar a nuestro prójimo y buscar la justicia para el y no guardar silencio ante la miseria material y espiritual, la explotación visible y solapada, la mentira, la media mentira y la manipulación, la opresión, la falta de opciones y toda forma de maldad humana. No combatir esta guerra es rendirnos ante nuestro principal enemigo Satanás. Por tanto hacemos esta declaración sobre los siguientes objetivos:LA FAMILIA Toda sociedad que protege y dignifica a la familia se convierte en sabia, es la familia la unidad principal de la colectividad humana, instituido por JHVH sobre la base del matrimonio de dos personas de diferente sexo para que puedan ser una sola carne con propósito perdurable sobre la base del conocimiento cristiano se consolidará su estabilidad. El embarazo y el alumbramiento deben recibir todo el apoyo y protección que requieran tanto la madre como el hijo con independencia de su estado civil. La protección de la madre y sus hijos partiendo de viviendas adecuadas, servicios de salud y todo bien social que se le pueda proveer son interés de esta organización. La mujer ha de tener los mismos derechos que el hombre: pleno empleo y pago adecuado y digno apara ambos, educación para ellos y sus hijos adecuada y actualizada, servicio de salud en condiciones apropiadas, seguro social, y demás beneficios sociales sin que ello implique compromiso político en alguna forma. Solo el compromiso de hacer por otros lo mismo que se hace por ellos. Solo el divorcio por adulterio está justificado. El resto son, para nosotros, manifestaciones de pecado que requieren arrepentimiento y rectificación sobre la base de la gracia de JHVH. Negamos la virtud del divorcio como solución al entendimiento dentro de la familia. (Génesis 1:27; 2:24; Cantares 6:3; Efesios 5:31; Colosenses 3:18-23; Proverbios 31:10-31) ORDEN ECONOMICO Todo orden económico será evaluado por su apego a los mandamientos del Señor y juzgamos sus prácticas por el evangelio de Jesucristo. No hacemos declaración de apego a una u otra forma económica pero creemos en un modo de vida democrático-cristiano preservador de la libertad y la justicia alcanzada en la hermandad. Vivimos en cualquier sociedad según los principios de amor que nos legara el maestro. Abogamos por la desaparición de todo sistema de relaciones injusto basado en intercambio desigual, proteccionismo, dumping, tasa de intereses monopólicas, deudas publicas irresponsables, manipulación monetaria, etc., que generan grandes diferencias sociales y hacen a los ricos cada vez mas ricos y los pobres cada vez mas pobres. Nos apegamos a principios cooperativos reales como solución a estos problemas. (Éxodo 22:25; Levítico 25:35-37; Salmo 112:9; Amós 4:1;5:11-12; Miqueas 2:1-3; Zacarías 7:10)COOPERATIVISMO Los miembros de la Alianza Cristiana creemos que la forma de producción cooperativa conformada de manera libre, sin el control o la imposición del estado es una opción permanente para lograr desarrollo social en gran escala con independencia del grado de pobreza que exista en la sociedad, es el fruto común repartido por igual una de las vías para lograr el futuro económico del reino de JHVH. RIQUEZA, POBREZA Y DESEMPLEO Respetamos la voluntad de JHVH sobre la distribución de la riqueza, dice que Él es dueño del oro y de la plata, pero abogamos e intercedemos por la eliminación de la pobreza extrema, el desempleo el subempleo y la distribución basada en la apropiación inmoral del beneficio del trabajo colectivo. Promovemos la propiedad común con distribución directa de los beneficios sin que medie el Estado como propietario.(Mateo 6:24; 19:16-22; Lucas 12:33-34; 18:18-27; Isaías 10:1-2; 56:6; Jeremías 22:12-16; Lucas 4:18; 18:22; Santiago 2:5)CONDICIONES DE TRABAJO Y BENEFICIOS SOCIALES DEL TRABAJADOR El trabajador ha de tener disponible en todo momento para su uso los medios de protección indicados por las autoridades competentes al efecto, las condiciones sanitarias, la limpieza, la protección contra enfermedades profesionales han de estar a su disposición sin restricciones ni justificaciones de ningún tipo, el empleador tiene la obligación de cumplir las leyes que existan al efecto sin dilaciones. También abogamos porque se promuevan leyes que mejoren o modernicen la protección del trabajo. El salario ha de ser acorde a la actividad, el horario, etc. y compensado de manera justa. Que este trabajo sirva de base para la conformación del retiro y que ese retiro garantice servicio de salud de cobertura total a todas sus necesidades después que termine de trabajar. La ancianidad ha de estar garantizada de forma total. Todos los trabajadores deben tener derecho a una vivienda digna, abonando su precio adecuado acorde con el medio en que vive, sin que exista sobre valuación o condiciones extremas en las formas de pago.Abogamos por el disfrute del bienestar generado por el desarrollo de la ciencia y la técnica que hacen más cómoda, segura, y placentera la vida moderna. Los trabajadores tienen derecho a organizarse en sindicatos libremente, de acuerdo a lo que establece la constitución de la Republica e Cuba, estos sindicatos han de ser de hecho los representantes de los trabajadores, la simple limitación de este derecho queda sujeta a constituir una restricción a la libertad individual.CONSERVACION DE LA NATURALEZA.En la medida que degradamos y contaminamos la naturaleza estamos desagradando a Nuestro Creador, esa es su obra y por tanto debemos cuidarla. Abogamos por el mantenimiento del equilibrio ecológico, la conservación de los recursos naturales con una racional y justa distribución. (Génesis 1 y 2; Salmo 8:5-8) ECUMENISMO Y UNIDAD Creemos en la iglesia Universal de Jesucristo, con la consecuente unidad dentro de la diversidad cuyo punto común es Jesucristo siempre que forme parte del propósito general de JHVH, su palabra nos convoca a la unidad entre cristianos para formar una gran familia cristo-céntrica para poder compartir los bienes y beneficios de la creación del Señor. (Juan 8:32; 10:16; Mateo 5:47; Apocalipsis 11:15; Malaquias 2:10; Romanos 12:10)LA VOCACION CRISTIANAPara el avance del reino de JHVH toda labor o profesión, con respeto a las preferencias individuales, ha de considerarse como un llamamiento cristiano de servicio a JHVH, toda sociedad tiene que crear lugar para el desarrollo de estos llamados de manera dinámica y efectiva. Los llamados a trabajar directamente en la obra han de ser considerados como trabajos con los mismos derechos y deberes que el resto de los trabajadores. (Romanos 12:6-8; 1 Corintios 15:58; Efesios 6:7)DELINCUENCIA, CRIMENES Y NARCOTICOS. Creemos que la criminalidad y la delincuencia tienen su origen en la forma y calidad de la enseñanza, educación y ambiente del hogar y la sociedad donde se crece, el tipo de familia, los avatares de la infancia, el ejemplo de padres y maestros, la ausencia de amor y otros elementos socio-culturales de los individuos, incluyendo las creencias malsanas y desvirtuantes del objetivo real del cultivo del espíritu sano y creador. En el momento del proceso de captura y enjuiciamiento ha tenerse al delincuente como presunto hasta que se demuestre su culpabilidad, bajo tratos humanos y no degradantes, con derecho a defensa justa e imparcial. Abogamos por al abolición de la pena de muerte. Ese derecho le corresponde a JHVH. Creemos en la abstinencia total y la protección del individuo, la familia, el hogar y la sociedad del lastre y la degradación que acompañan al tráfico, consumo y hábito de estupefacientes y todo tipo de drogas y vicios en general, incluyendo los menos problemáticos en apariencia como el tabaquismo. Condenamos y desaprobamos toda propaganda o cualquier tipo de protección o marco legal que se pretenda sancionar o esté sancionado en el mundo para dar posibilidad a estas prácticas, promovemos la investigación sobre las causas que provocan todo tipo de vicio para poder llevar adelante un ministerio sanador en esa área del espíritu personal y social. (Proverbios 20:1; 23:20-21; Isaías 5:11; Oseas 4:11; Habacuc 2:11; 1 Timoteo 3:33; Tito 1:7)DISCRIMINACION SOCIAL Creemos que la discriminación de grupos sociales sea cual sea su base o justificación no es permisible por parte de ningún estado o legislación, tanto política como religiosa, por el color de la piel o el sexo, por el lugar donde nace o por su lengua o acento al hablar; todos somos criaturas de JHVH por tanto somos iguales ante El y ninguno tiene superioridad sobre los demás. La práctica de la discriminación ha de ser condenada y perseguida por parte de las autoridades y la ley debe tenerla bien definida para forzar su cumplimiento con fines educativos y persuasivos, pero sin que esto sea marco para relajación de este principio. LA GUERRA Somos cristianos por tanto universales y apelamos al amor y la razón en nuestro andar y pensamiento, por tanto nuestra postura ante este elemento de credo es bien clara. La guerra promueve el odio y la fuerza. Estamos, por definición, en contra de ella sin dejar de aprobar y decir donde está la verdad, la razón y la justicia según nuestro evangelio cristiano bajo la luz de las sagradas escrituras inspiradas y la dirección del Espíritu Santo. Una guerra moderna con todo el arsenal disponible equivale a la destrucción de la creación de JHVH y del planeta del cual somos responsables y beneficiarios ante Jehová, por tanto nuestro primer deber es cuidar nuestra casa, La Tierra como planeta. Promovemos el entendimiento, la reconciliación, la buena voluntad, el alivio del sufrimiento, el incremento de los niveles de vida, la libertad y el bienestar de los pueblos, la distensión, el desarme total y toda forma o política que conlleve de manera directa a la protección del planeta, los hombres y las sociedades civiles. Desaprobamos la presencia de militares en el poder porque abogamos por un mundo sin ejército y armas letales. Todas las organizaciones que trabajen con esta misma dirección tendrán nuestro apoyo.(Lucas 2:14; Juan 14:27; Romanos 10:15; 14:19; 2 Timoteo 2:22; 1 Pedro 3:11)COOPERACION INTERNACIONAL Las Naciones Unidas es el marco e instrumento idóneo para llevar adelante ésta cooperación, sin ella es imposible establecer el reino de JHVH en la tierra, las naciones deben manifestar en ese forum su parecer a través de su gobierno, pero éste ha de ser representante digno de la nación y de su pueblo de forma abierta, transparente, pluralista y democrática. No se debe aceptar la presencia de gobiernos o regímenes autoritarios de cualquier forma, ni dictaduras y gobiernos que opriman, censuren y menosprecien a las voces de las minorías. Las Naciones Unidas, en la voluntad de JHVH descrita por las escrituras inspiradas, y nuestra naturaleza humana hechos a imagen y semejanza de JHVH, conforman la mezcla perfecta para, a partir de ella, lograr la salvación universal que nos demanda este tiempo.EL SERVICIO A LAS ARMAS Creemos en la manifestación no violenta y pacifica de los desacuerdos tanto de minorías como de mayorías, y la solución de los diferendos entre las naciones el resultado de su actividad dentro del seno de las Naciones Unidas, por lo cual consideramos el servicio armado letal como un anacronismo que no concuerda con nuestros principios, pero aun así retenemos en nuestro seno a todo aquel que considere necesario responder al llamado de su gobierno para servir, es resolución personal y propia el servir en el ejercito o no, también mantenemos a aquel que decide no hacerlo y le apoyamos en ese particular pues es nuestro principio como institución. Jesucristo es amor y seguimos su ejemplo. Haciendo uso de la libertad dada por el señor en el libre albedrío de los hombres no justificamos el uso de fuerza letal en la solución de diferendos ni el impulsar manifestaciones y movimientos que llevan intrínsecamente la semilla del odio y la discordia entre los hombres.(Génesis 18:18; 22:18; Salmos 47:8; 72:3; 82:3; Proverbios 31:9; Romanos 13:1)DERECHOS HUMANOS Creemos que la Declaración Universal de los Derechos del Hombre resume toda la esencia de éste tema y que solo en el marco de las Naciones Unidas deben resolverse los asuntos relacionados con el mismo, nos acogemos a ella y somos promotores activos de su cumplimiento. La declaración en concreto y sus documentos, anexos, modernizaciones, aclaraciones etc., son responsabilidad de la citada organización multinacional, no hacemos promulgación a derecho alguno pues están bien definidos y detallados en los documentos internacionales, nos acogemos a todos. (Nehemias 5:1-13; Isaías: 5:8)EDUCACION SEXUAL Creemos que el sexo es un don entregado por JHVH para fructificar y multiplicarnos, que la educación sexual va acompañando a la educación general y que es parte de ella.Que la sexualidad ha de enseñarse a tiempo, gradual y sinceramente para preparar al individuo de manera plena y evitar el surgimiento de prácticas viciosas y depravadas. Las relaciones ¨modernas¨ han de ser vistas y evaluadas a la luz de las sagradas escrituras, no nos pronunciamos sobre tendencias actuales si no es analizando cada caso, su entorno social y personal; lo cual es tarea de pastores y consejeros. Condenamos la comercialización del sexo usando niños o menores, degradación de personas y toda práctica malsana o depravante. Todos tienen derecho a recibir servicio en los templos, con independencia de su preferencia sexual porque la gracia de JHVH es accesible para todos.EDUCACION Creemos que existe una diferencia conceptual entre instrucción y educación, que la instrucción es el crecimiento en conocimiento de ciencia, y la educación, que también incluye el conocimiento de ciencia, lleva intrínseca otros elementos como: correcto hablar, cortesía, respeto, buena apariencia, tolerancia a los que piensan diferente, desapruebo a lo violencia, entre otros elementos, educar solo lo puede hacer un evangelio vivo. Por tanto creemos que solo evangelizando y llevando a todos sin diferencia o discriminación la palabra de JHVH y las enseñanzas del maestro Jesucristo haremos posible la unión entre instrucción y educación en una enseñanza digna sin pretender desvirtuar o usar la palabra de JHVH ni las enseñanzas del maestro. Creemos que es necesario enseñar a los niños los principios de la fe cristiana y el amor a JHVH desde sus primeros días, para que al ser mayores, tengan conocimiento y puedan decidir por si mismos en su propio saber personal. La juventud es la etapa donde se conforma la personalidad, es el momento idóneo para aceptar a Jesucristo como Señor y salvador, el que lo hace de corazón en esa edad difícilmente salga del camino de JHVH. Los gobiernos deben mantener programas para la protección y el encauzamiento en el buen camino de la vida de los jóvenes de su país, principalmente los rebeldes. La Alianza Cristiana promueve programas serios de atención a la juventud. MEDIOS DE DIFUCION MASIVA Creemos que solo el acceso libre a los medios de difusión puede llevar de forma veraz la palabra y la voluntad de JHVH al pueblo, todas las denominaciones han de tener el mismo nivel de acceso a ellos. Estimulamos programaciones que mejoren el espíritu del hombre de manera sana y moralmente compatible con los principios cristianos. Un encuentro genuino con JHVH solo es posible en un medio social realmente libre. NUESTRA PASTORAL JHVH se manifestó a Moisés en múltiples ocasiones, le entrenó y le enseñó cual era su misión como siervo y qué ÉL quería de Israel con respecto a sus leyes y mandatos para las tribus. Fue posible porque previamente JHVH halló gracia en Moisés. Otros hombres también hallaron gracia ante Jehová, por razones similares Jehová le habló a los profetas tratando de llevar a Israel por su sabio camino, el camino del bien. Los conocimientos siempre son premisa para las revelaciones, lo que JHVH le revelaba a los antiguos era sobre la base de los conocimientos que aquellos hombres tenían, el mismo Yahvé sabe que es imposible revelar algo que no se puede entender. Las leyes de Moisés y los mandamientos que JHVH le dio para Israel fueron su guía por más de 1600 años, durante ese tiempo el señor utilizó a sus profetas con el objetivo de guiar al pueblo y a sus gobernantes, ellos señalaron las pautas del camino que aun hoy Isaías profetiza. Pero la carne, las banalidades, los deseos de poder y riqueza, las aberraciones sexuales los apartaron haciéndoles pecar y desvirtuar el propósito de la palabra de JHVH. ¿Cuál fue la solución de Jehová? Para lograr conocer bien ese camino Jesucristo nos entrega toda una serie de enseñanzas denominadas hoy como evangelios cristianos, pero la esencia de toda su enseñanza gira en torno al camino al Padre y la salvación de los hombres. De esta manera podemos observar que la fe y el espíritu evoluciona de conjunto con los conocimientos científicos y sociales, la evolución de la fe no está separada de la evolución natural, consideramos que ambas evoluciones son naturales sin diferencia entre una y otra. Trabajemos como Jesús de Nazaret para el pueblo, la familia, los ancianos, los desamparados, los jóvenes, los niños, los presos, los enfermos, los incapacitados, los homosexuales, y para todo aquel que se encuentre cautivo en el reino de las tinieblas. Participemos junto a Jesucristo en la construcción del reino de JHVH en la tierra porque su vida lo convirtió en intercesor ante JHVH por todos nosotros, su sangre eliminó la necesidad de sacrificios de animales para perdón de pecados y nos redime a todos por ser un cordero inmaculado. Sigámoslo y encontraremos a JHVH. Ésta es la base doctrinal de nuestra acción, la esencia de nuestro maestro y pastor Jesucristo.DIVULGACIONEs obligación de las Iglesias locales enseñar este credo a las congregaciones. Este credo está abierto permanentemente y se enviarán copias a todas las instituciones con las que nos relacionamos.RECOMENDACIONESEl credo debe divulgarse al menos anualmente, repartirlo entre los miembros de la manera más conveniente y posible. Todos debemos estimular su estudio.