miércoles, 10 de agosto de 2011

“NO PONDRÁS BOZAL AL BUEY CUANDO TRILLA”















Pr.Manuel A Morejón Soler. Vedado, La Habana, julio del 2011, (PD) imorejon@yahoo.es
Dios a lo largo de toda Su Palabra insta a las autoridades a que gobiernen con justicia y equidad y que remuneren dignamente al trabajador con un salario decente:
"No pondrás bozal al buey cuando trilla," y: “El obrero es digno de su salario”. (1ª Timoteo 5:18)
Conoceréis la verdad y esta os hará libres”.
En la medida que cada ciudadano aguce los sentidos y se informe bien de la Ley de Dios y de la Constitución de la República podrá hacer valer y defender mejor todos sus derechos.
A la Palabra de Dios no se le puede restar la preeminencia que tiene sobre todas las cosas, pues esta es perfectamente libre para todos, para que ningún hombre sea sometido a otro hombre. Asimismo el gobernante que no actúe con justicia y equidad y no remunere dignamente al trabajador con un salario decente, está cometiendo una flagrante violación de los derechos constitucionales de este y de un mandamiento Divino. (Deuteronomio 24:14-15)
Según la Carta Magna de la República de Cuba:
Capítulo VII
DERECHOS, DEBERES Y GARANTÍAS FUNDAMENTALES
ARTICULO 45. El trabajo en la sociedad socialista es un derecho, un deber y un motivo de honor para cada ciudadano.
El trabajo es remunerado conforme a su calidad y cantidad;
al proporcionarlo se atienden las exigencias de la economía y la sociedad
Estado de Derecho:
Es aquel Estado en el que sus autoridades se rigen, permanecen y están sometidas a la Constitución, sin Estado de derecho no puede existir democracia”.
De la Constitución a la realidad.
¿Si repasáramos la realidad de la nación hoy y la comparáramos con la Constitución pudiéramos decir que los gobernantes la están haciendo cumplir?
Si bien es real que existe hoy una apertura legal en el mercado minoritario, también es real que con los exiguos salarios que devenga el ciudadano cubano sigue siendo igualmente pobre.
¿De qué puede servir que hoy un nacional tenga acceso a un hotel, si no puede ir?
¿De que puede servir al obrero, que se legalicen las ventas de autos e inmuebles, si no le alcanza su salario para comer ni vestir?
¿De qué puede servir todo esto si el costo de la vida del cubano sigue ascendiendo?
Toda persona que trabaja tiene derecho a una remuneración equitativa y satisfactoria que le asegure, así como a su familia, una existencia conforme a la dignidad humana y que le será completada, en caso necesario, por cualesquiera de los medios de protección social. (Art. 23-3)
El criterio de José Martí sobre el socialismo:
Dos peligros tiene la idea socialista, como tantas otras: el de las lecturas extranjerizas, confusas e incompletas y el de la soberbia y la rabia disimulada de los ambiciosos, que para ir levantándose en el Mundo empiezan por fingirse, para tener hombros en que alzarse, frenéticos defensores de los desamparados”. (Obras Completas 3,168).